El Corredor Verde de la Séptima: una propuesta de conectividad entre quebradas y comunidad

209
0
Compartir:

Bogotá, 29 de octubre de 2020. “Mi propuesta cultural es que hagamos del Corredor Verde un Museo al Aire Libre de lo que es la historia de La Séptima y la historia de los barrios populares de Chapinero. Que haya conectividad ecológica con los Cerros, permitiendo que tengamos flujo del aire, pero también de pájaros. Nosotros tenemos diversidad ecológica y lo ideal es seguir viviendo entre paredes verdes”: Sofía López, habitante del barrio Juan XXIII en Chapinero Alto.

“El Corredor Verde es una alternativa muy coherente con lo que antes iba a hacer La Séptima con el Transmilenio. Obviamente sabemos que Bogotá tiene que ser cosmopolita, pero a su vez esta ciudad debe ser un ejemplo para la ecología y el ambiente; y que esté enfocada en su cuidado…”.

“…Los jóvenes debemos sentir pertenencia por la casa, el barrio y la localidad en donde estemos y apropiarnos del lugar al que correspondemos, por tiempo y vitalidad, para construir la participación en espacios populares; más cuando La Séptima es una de las primeras avenidas principales construidas en la ciudad, así que nos afecta a todos”: Scarlet Sánchez, 19 años. Miembro del Colectivo COHITEPA.

Colectivo COHITEPA.

Recorrido histórico por los Cerros Orientales

El Paraíso es un barrio especial en Bogotá. Es una zona semi rural que se ubica muy cerca al casco urbano de la ciudad.

Atención porque El Paraíso que más conocemos en el imaginario de los bogotanos y bogotanas, es el barrio tradicional de la localidad Ciudad Bolívar, al sur de la Capital.

Pero ahora mismo les estoy hablando de El Paraíso de la parte alta de la localidad Chapinero, un mirador natural arriba de la Avenida de la Circunvalación o Avenida de Los Cerros, al oriente.

Aquí no se perciben ruidos de automóviles porque el sector está incrustado en la reserva ambiental de los Cerros Orientales.

Sus pobladores comentan que el barrio fue inaugurado por la comunidad, la que, en un arduo trabajo social de años y años, ha conseguido hasta sus propios servicios públicos.

Este, como la mayoría de los barrios situados en medio de reservas forestales, luchan contra la amenaza de la construcción de modernas edificaciones de grandes constructoras que van tras sus predios, llenos de historia, arraigo y valor simbólico.

Al bosque llegan turistas citadinos y extranjeros. Como es una “mina de oro” en un estrato socioeconómico dos, el atractivo por conocerlo es inmenso.

Por eso, en una actividad programada por la Subdirección de Fortalecimiento de Organizaciones Sociales (Referente de Ruralidad) del Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal (IDPAC), haremos un reconocimiento de este territorio.

Profesionales de la Oficina de Atención al Usuario del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), se integraron con nosotros.

Ricardo Sánchez, nativo del sector y líder del Comité Histórico y Territorial del Barrio El Paraíso (COHITEPA), es el encargado de guiarnos en la caminata ecológica.

A las 09:00 a.m. iniciamos el recorrido en el Parque Nacional (conocido en los años 40’s como la ‘Ciudad de Hierro’, en donde parejas de novios se daban cita para expresarse su romance).

Vamos subiendo por un costado de la Universidad Javeriana (no sabemos cuántos metros). Tapabocas, zapatos livianos, ropa cómoda y bastante agua, son claves para el ascenso.  

Colectivo COHITEPA.

Durante cuatro horas estuvimos en las siguientes estaciones:

Estación 1: Parque El Paraíso.

Estación 2: Centro Cultural El Paraíso.

Estación 3: Lavaderos Comunitarios. (Ícono del barrio El Paraíso porque aquí nació lo que entre vecinos llaman el ‘Acueducto Comunitario’ para el lavado de ropas y el cargue de agua para las viviendas, construido en 1967).

Estación 4: Mirador La Media Luna. Allí se ubica el Seminario Calasanz. Se observan los barrios Pardo Rubio y San Martín, también de Chapinero.

Estación 5: Ascenso al Cerro por el norte para llegar a las canteras, donde en antaño pretendían preparar cemento.

Estación 6: Alto del Cable, parte superior del barrio El Paraíso (2.500 metros sobre el nivel del mar).

“Este lugar es importante para Bogotá porque es la despensa o la fábrica de aire”, dice Javier Bernal, representante actual de El Paraíso, con 1.600 habitantes.

“Estamos impidiendo todo desarrollo de masas duras en los Cerros; por el contrario, le pedimos a las entidades que nos financien y nos donen arbolado nativo para volver a restaurar las laderas de este cerro”, enfatiza.

Pensando el Corredor Verde de La Séptima

Representantes de los barrios: Bosque Calderón, Juan XXIII, Luis Alberto Vega, San Martín de Porres, Sucre y Nueva Granada, se sumaron a la andanza.

Mientras marchábamos, ellos iban pensando cómo sería el Corredor Verde de la Carrera Séptima que más beneficie a su vecindario.

Según Jaime Bernal, “es un proyecto muy importante para la ciudad”:

“Necesitamos proponer nuevas iniciativas para conservar el aire puro de nuestra ciudad y, Chapinero, por lo cercano a los Cerros Orientales, es determinante para realizar estas conexiones entre La Séptima y nuestros barrios, con un desarrollo de vías y desarrollos ecológicos que les den un manejo saludable a los habitantes de Bogotá”, afirma.

Isaías Lara, quien lleva 65 años viviendo en El Paraíso, dice que:

“Debe ser muy bonito. Espero que hagamos parte todos los vecinos de la carrera Séptima y nos mejoren nuestros sitios de acceso a nuestros barrios. Esto se logra arreglando la Avenida por donde pasa el SITP (Sistema Integrado de Transporte Público), haciendo canales sobre la Circunvalar, colindando con La Séptima y la carrera Quinta y sembrando árboles en toda la parte verde de nuestros cerros”.

Magda Lucía Rivera Joya, del ‘Colectivo Mujeres de Los Cerros’:

“Me lo sueño transformado, con apropiación de espacios, con vías de acceso seguras para mi UPZ (Unidad de Planeamiento Zonal). También con mucha seguridad en el territorio. Me lo sueño con mucha naturaleza, con muchas formas ecológicas; muestras de flores, de árboles, y con ciclorrutas”.

La opinión de los y las jóvenes no puede quedar por fuera, porque ellos y ellas, que han visto la lucha de sus ancestros, ahora están apropiados de los procesos en sus territorios:

“Para el Corredor Verde me gustaría que sembraran plantas nativas, ya que prácticamente Bogotá era un páramo en su origen. Nada de pino ni eucalipto, nada de esas plantas invasoras y que no son nativas. En el tema del ciclismo, me gusta la idea, por lo que yo motivaría a los que están en carro para que se bajen del vehículo a tomar una cicla”: Elizabeth Anacona, 20 años. Vive en Villas del Cerro, desde luego, en Chapinero Alto.

El Paraíso comprende de la Av. Circunvalar a la Octava Este. Limita con la Vereda El Verjón de Teusacá, y, de sur a norte, desde el Colegio San Martín de Porres hasta el Río Arzobispo (Salitre o Juan Amarillo), que colinda con la localidad Santa Fe.

Corredor Verde Carrera Septima

Próximo Encuentro

Este sábado 31 de octubre, acompáñanos en un nuevo recorrido (esta vez urbano) por la Quebrada La Vieja y Las Delicias; y los barrios: Rosales, Juan XXIII y Nueva Granada en Chapinero.

Recuerda llevar tapabocas, zapatos y ropa cómoda; y agua para hidratarte.

La cita es a las 08.00 a.m. en el Edificio Los Venados (Calle 72 con Cra. 7a) hasta las 11:00 a.m.

Invita: Colectivo Tissus Turismo Juan XXIII.

 

Revive estas entrevistas en DC TV, el noticiero del IDPAC con las Noticias de la Participación, en el minuto 02:53.

¡Participa en esta caminata, conéctate con los Cerros Orientales y #ConstruyamosJuntos la #SéptimaVerde!

 

 

Compartir:

Editor Web