Pasar al contenido principal

Ante un accidente con biciusuarios, ¿el conductor del carro siempre tiene la culpa?

3824
0
Compartir:

En memoria de Óscar Maldonado y las demás víctimas.

Editorial IDPAC

Bogotá es hoy la ciudad de América con mayor cantidad de viajes diarios en bicicleta.

Según la encuesta de movilidad de 2015 se realizan cerca de 846.727 mil viajes diarios[1] en la ciudad, es decir, más viajes que en moto y en taxi respectivamente. Sin embargo, esta cifra puede ser mayor toda vez que en el pasado Día Sin Carro del 1 de febrero se registraron 2 millones de viajes.

El aumento de “biciusuarios” ha venido acompañado de cosas muy positivas tales como el notable crecimiento de la industria alrededor de éste vehículo: Bicicleterías, talleres, tiendas de accesorios, bici-cafés y demás negocios que nacen cada día.

Pero no todo es positivo. Con el gran número de nuevos ciclistas hemos tenido que afrontar también un doloroso crecimiento en muertes en siniestros viales. Tan solo en 2016 murieron 71 “biciusuarios” mientras que en 2017 la cifra se redujo, aunque sigue siendo altamente preocupante.

Pero, ¿por qué mueren tantos ciclistas en Bogotá?

La respuesta más común suele culpar al “biciusuario” por movilizarse en “las vías para los carros y motos”, tal como se lee constantemente en cientos de blogs y cadenas de comentarios. También se hacen señalamientos a algunos comportamientos de los ciclistas, “que van de dos en dos hablando mientras pedalean” o a que no usan casco, todo desde una visión muy “carro-céntrica”, por llamarlo de alguna manera. Sin embargo, desde “Participación Bogotá” queremos revisar estos postulados.

Lo primero que hay que aclarar es que en Bogotá no existen vías exclusivas para carros o motos. Los más de 15 mil km de vías del distrito son para la movilidad vehicular y esto incluye a las bicicletas, las cuales no son juguetes diseñados para estorbar el tráfico sino un vehículo, según lo explica el Código Nacional de Tránsito, por lo cual tiene derecho a movilizarse en las vías.

En segundo lugar, los “biciusuarios”, no están obligados a movilizarse por la berma o pegados al andén. Tienen derecho a ocupar el carril y si van en grupo deben movilizarse ocupando todo el carril[2].  Según la normatividad vigente, los conductores de vehículos motorizados están obligados a sobrepasarlos siempre a no más de 25 km/h y a 1.5 metros de distancia, es decir que para esta maniobra deben cambiar de carril tal como se adelanta a cualquier otro actor vial.

Finalmente vale aclarar que el uso del casco NO es para prevenir accidentes y, pese a ser una obviedad, encontramos que después de haber sido atropellado un ciclista la pregunta suele ser ¿llevaba casco? La verdad, el uso de este protector no importa mucho en tanto que la probabilidad de sobrevivir en un choque a más de 50 km/h contra un vehículo motorizado es la misma con o sin casco[3]. En varios de los casos más sonados en el Alto de Patios, como los accidentes de los señores Gerardo Romero y Óscar Maldonado, o de la compañera de la Secretaría de Movilidad, Carolina Dussan, todos usaban casco de alta gama al momento de su muerte[4].

Teniendo en cuenta lo anterior concluimos que no hay excusa válida ante un accidente que involucre ciclistas. La prioridad es y seguirá siendo para los ciclistas, por la sencilla razón de que siempre debemos proteger al más débil.

Al conducir un vehículo motorizado la responsabilidad del conductor es total. Estamos convencidos de que en el tema de los llamados “accidentes de tránsito”, todo puede ser evitable.

 Hay que cumplir con normas como no exceder los límites de velocidad, conducir a máximo 30 km/h, revisar los frenos y cambiar llantas lisas, nunca usar el celular mientras se conduce y, sobre todo, siempre adelantar cambiando de carril. De esta manera podremos evitar muertes y muchos siniestros que suceden en zonas residenciales y comerciales donde se exige este límite de velocidad.

Sabemos que debemos enfatizar en el respeto a las normas de tránsito por parte de los ciclistas para que no se pasen semáforos en rojo, no conduzcan en contravía.

Estamos trabajando en ello a través de nuestro programa “Dale Pedal”, estrategia para incrementar la participación de los biciusuarios en las decisiones de la ciudad sobre el uso apropiado y responsable de este medio de transporte, eficiente y amigable con el planeta.

Por eso concluimos que pese a todos los factores que puedan propiciar un accidente, nunca habrá excusa para aquellos que conducen temerariamente sin respetar el derecho a la vía y a la vida de los ciclistas.

 

 

[1] Encuesta de movilidad 2015 – Secretaría Distrital de Movilidad.

[2] Ley Colombiana 1811 de octubre de 2016

[3] Ver estudio ¿Sirve de algo usar casco en bicicleta? Análisis para Bogotá -2017 – Fundación Despacio.

[4]  El uso de casco para ciclistas en Colombia solo es obligatorio para menores de edad o en eventos deportivos y de entrenamiento deportivo, según la resolución 160 de febrero de 2017 del Ministerio de Transporte

 

Compartir:

Editor Web